- 2012elections - 9/11 Special Coverage - aca - africanamericanalzheimers - aids - Alabama News Network - american - Awards & Expo - bees - bilingual - border - californiaeducation - Caribbean - cir - citizenship - climatechange - collgeinmiami - community - democrats - ecotourism - Elders - Election 2012 - elections2012 - escuelas - Ethnic Media in the News - Ethnicities - Events - Eye on Egypt - Fellowships - food - Foreclosures - Growing Up Poor in the Bay Area - Health Care Reform - healthyhungerfreekids - howtodie - humiliating - immigrants - Inside the Shadow Economy - kimjongun - Latin America - Law & Justice - Living - Media - memphismediaroundtable - Multimedia - NAM en Espaol - Politics & Governance - Religion - Richmond Pulse - Science & Technology - Sports - The Movement to Expand Health Care Access - Video - Voter Suppression - War & Conflict - 攔截盤查政策 - Top Stories - Immigration - Health - Economy - Education - Environment - Ethnic Media Headlines - International Affairs - NAM en Español - Occupy Protests - Youth Culture - Collaborative Reporting

Los hombres, clave para prevenir el cáncer cervical entre las latinas

Posted: May 18, 2012


English Translation

Su esposo siempre la presionaba para que se fuera a hacer sus exámenes médicos. Pero ella, tal vez por temor a que le dieran una mala noticia, posponía una y otra vez la fecha para hacer la cita.

Finalmente, a tanto ruego de su esposo, Reyes Cabrera accedió ir a una clínica. Y la pesadilla que tanto había temido se hizo realidad cuando en enero del año pasado recibió por correo una notificación con el diagnóstico de que padecía un severo cáncer de seno y que hay indicios de que también desarrolle cáncer cervical y en los ovarios.

“Todo esto ha sido muy duro para mí. En marzo me tuvieron que hacer una mastectomía y después he tenido que sufrir meses de radiaciones y quimioterapia. Ha habido días en los que he pensado que ya no aguanto más”, dice Reyes con la voz apagada por la debilidad de los tratamientos que ha recibido.

Reyes, quien es originaria de Michoacán pero reside desde hace más de 20 años cerca de San José, California, agrega que el calvario que ha sufrido todavía no llega a su fin.

“Pronto me van a hacer más exámenes para determinar la causa del cáncer porque en mi familia no hay antecedentes de esa enfermedad. Los doctores me han dicho que es muy posible que yo misma esté generando el problema y, si es el caso, me van a extirpar la matriz y los ovarios”, confiesa acongojada.

Lo único que le ha dado fuerzas es su familia, admite Reyes, quien tiene 38 años y es madre de cuatro hijos. “Mi esposo se ha portado muy bien conmigo, él ha sido mi gran apoyo. De no ser por él no hubiera resistido esta prueba tan dura, desde un principio él me dijo que no me iba a dejar sola y así ha sido. Mis hijos, que tienen 19, 16 , 9 y 3 años, también me han ayudado mucho a seguir adelante”, dice la joven mujer.

A juicio de la doctora Diana Ramos, profesora asistente de la Universidad del Sur de California (USC), el apoyo de la familia, y sobre todo de los esposos, es fundamental no sólo para que las mujeres se recuperen de este mal sino también para prevenirlo.

“Cuando las parejas acuden juntas al médico y los hombres se dan cuenta de la importancia de los exámenes de Papanicolaou para prevenir el cáncer cervical, generalmente las apoyan para que se hagan estas pruebas y entonces es más fácil que las mujeres se cuiden”, dice.

Ramos precisa que, en la comunidad latina, de acuerdo con su experiencia, son pocos los hombres que todavía se resisten por prejuicios culturales a que sus mujeres se practiquen el Papanicolaou.

“Por lo general son las mujeres las que toman la decisión de ir al médico para hacerse sus pruebas. He visto muy pocos casos en los que los hombres les impiden esto, más bien a veces hay cierta resistencia de las mujeres porque no tienen seguro médico y creen que el examen es muy caro”, dice la doctora Ramos.

Sin embargo, agrega, los costos de una prueba de Papanicolauu no son tan excesivos como algunos piensan. En algunas clínicas comunitarias se pagan sólo 5 dólares si la persona no tiene suficientes ingresos. Y existen programas como ““Every Woman Counts” (Todas las mujeres cuentan) que ofrecen la prueba gratis.

Alejandra Casillas, médica internista del programa de Estudios Clínicos Robert Wood Jonson de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) apunta que, por lo general, las mujeres no acuden al médico como deberían debido a que la cultura les ha impuesto la creencia de que primero es su familia.

Según Casillas, en California las latinas son las que menos se hacen la prueba del Papanicolaou. Varios reportes, como el de Kaiser Family Foundation, indican que el 10% nunca se practica esta prueba y el 30% deja pasar más de tres años sin hacérsela. Debido a ello, las mujeres que más mueren por cáncer cervical en el estado son las latinas que tienen entre 50 y 79 años.

“Por eso es muy importante”, agrega Casillas, “crear conciencia entre los hombres sobre la necesidad de que presionen a sus mujeres y las apoyen para que se hagan la prueba del Papanicolaou.

Aunque por lo general los hombres respaldan a sus esposas cuando a éstas se les diagnostica esta enfermedad hay muchos casos en los que, por desgracia, las abandonan, dice Claudia Colindres, quien apoya a pacientes que sufren de cáncer y a sus familias a través de la organización no lucrativa Latinas contra el cáncer en San José, California.

Rosario N., quien prefirió no dar su nombre completo y trabaja como recamarera en un hotel de Irvine, dice que su esposo la dejó hace cinco años, a raíz de que le extirparon la matriz porque padecía cáncer.

“Me dejó porque yo no podía darle hijos. Supe que se casó con una mujer más joven que yo y con la que ya tiene dos niños. Me dolió mucho lo que me hizo, pero a la vez pienso que no era un buen hombre pues nunca me apoyó en nada”, manifiesta la trabajadora, originaria de Guatemala

Zoraida Cruz atravesó por una situación similar. Su esposo por más de 24 años también la abandonó cuando se enteró de que padecía cáncer. “Me dijo que era mi problema y se regresó a Nicaragua, que es de donde somos los dos. Pasé unas noches muy tristes y oscuras en las que yo estaba completamente sola, las únicas personas que me ayudaron fueron mis amigas porque no tengo familia aquí”, dice Zoraida, quien perdió su trabajo a raíz de la enfermedad y vive en el norte de California.


Además de sus amistades, Zoraida- quien tiene 57 años y estudió biología en su natal Nicaragua, asegura que ha logrado salir adelante gracias a la ayuda de Claudia Colindres y a la lectura de libros especializados en metafísica que han aumentado su autoestima. “Me considero una mujer con una gran fortaleza y sé que voy a superar esto. Lo más importante que he aprendido es que las mujeres debemos querernos más a nosotras mismas”, subraya.

Más información:
Para ver si usted califica para una prueba gratuita de cáncer cervical a través de este programa puede llamar al 1-800-511-2300, de lunes a viernes, de 8:30 am a 5 pm. Hay operadoras que hablan español.




Page 1 of 1

-->




Advertisement


ADVERTISEMENT


Just Posted

NAM Coverage

Civil Liberties

Why There Are Words

Aug 10, 2011