- 2012elections - 9/11 Special Coverage - aca - africanamericanalzheimers - aids - Alabama News Network - american - Awards & Expo - bees - bilingual - border - californiaeducation - Caribbean - cir - citizenship - climatechange - collgeinmiami - community - democrats - ecotourism - Elders - Election 2012 - elections2012 - escuelas - Ethnic Media in the News - Ethnicities - Events - Eye on Egypt - Fellowships - food - Foreclosures - Growing Up Poor in the Bay Area - Health Care Reform - healthyhungerfreekids - howtodie - humiliating - immigrants - Inside the Shadow Economy - kimjongun - Latin America - Law & Justice - Living - Media - memphismediaroundtable - Multimedia - NAM en Espaol - Politics & Governance - Religion - Richmond Pulse - Science & Technology - Sports - The Movement to Expand Health Care Access - Video - Voter Suppression - War & Conflict - 攔截盤查政策 - Top Stories - Immigration - Health - Economy - Education - Environment - Ethnic Media Headlines - International Affairs - NAM en Español - Occupy Protests - Youth Culture - Collaborative Reporting

La clase de humanidad que nos dio y nos dan los Japoneses en la adversidad.

New America Media, letter, Ha Thanh Minh Posted: Apr 15, 2011




NOTA DEL EDITOR: Esta carta, escrita por el inmigrante vietnamita Thanh Minh que trabaj en Fukushima como polica, a un amigo en Vietnam, fue publicado en New America Media, el 19 de marzo. Es un testimonio de la fuerza del espritu japons, y un corte interesante de la vida cerca del epicentro de la crisis en la central nuclear de Fukushima en Japn. Fue traducido por el MNOAL editor Andrew Lam, autor de "Come Oriente Occidente:. Escribiendo en dos hemisferios" condensado en Shanghai Daily.

Hermano,

Cmo ests tu y tu familia? Estos ltimos das, todo era un caos. Cuando cierro mis ojos, veo los cadveres. Cuando abro los ojos, tambin veo los cadveres.

Cada uno de nosotros debe trabajar 20 horas al da, sin embargo, me gustara que hubiera das de 48 horas, para que podamos seguir ayudando y rescatar gente.

Estamos sin agua y electricidad, las raciones de alimentos se encuentran cerca de cero. Apenas se consigue trasladar a los refugiados antes de que haya nuevas rdenes para trasladarles a otro lugar.
Actualmente estoy en Fukushima, a unos 25 kilmetros de la planta de energa nuclear. Tengo tanto para decirte que si pudiera escribirlo todo, seguramente se convertira en una novela acerca de las relaciones y comportamientos humanos en tiempos de crisis.

Aqu la gente mantiene la calma - su sentido de la dignidad y el comportamiento adecuado son muy buenas - as que las cosas no son tan malas como podran serlo. Pero dado una semana ms, no puedo garantizar que las cosas lleguen a un punto en que ya no se pueda proporcionar la debida proteccin y el orden.

Son seres humanos despus de todo, y cuando el hambre y la sed reemplacen la dignidad, van a hacer lo que tienen que hacer. El gobierno est tratando de proveer suministros por va area, con alimentos y medicinas, pero es como dejar caer un poco de sal en el ocano.

Hermano, hubo un incidente realmente conmovedor. Se trata de un nio japons que ense a un adulto como yo, una leccin sobre cmo comportarse como un ser humano.

Ayer por la noche, me enviaron a una escuela de gramtica para ayudar a una organizacin de caridad a distribuir alimentos a los refugiados. Era una larga fila que serpenteaba un lado a otro y vi. a un nio de alrededor de 9 aos de edad. Llevaba una camiseta y un par de pantalones cortos. Estaba haciendo mucho fro y el nio estaba en el final de la cola. Me preocupaba que en el momento que le llegue el turno, no habra ningn alimento. As que habl con l. Dijo que estaba en la escuela cuando ocurri el terremoto. Su padre trabajaba cerca y se diriga a la escuela. El estaba en el balcn del tercer piso cuando vio el coche de su padre barrido por el tsunami.

Le pregunt acerca de su madre. Dijo que su casa est junto a la playa, que su madre y su hermana pequea, probablemente no se salvaran. Volvi la cabeza, se sec las lgrimas cuando le pregunt acerca de sus familiares. Estaba temblando por lo que me quit la chaqueta de polica y se la puse a l. Ah fue cuando mi bolsa de racin de alimentos se cay. La recog y se la di a l. "Cuando llegue tu turno, podras quedarte sin alimentos. As que aqu est mi parte. Yo ya com. Por qu no te lo comes?"
El muchacho tom mi comida, se inclin. Pens que se lo comera de inmediato, pero no lo hizo. Tom la bolsa, se acerc al principio de la cola y la puso con toda la comida que estaba esperando para ser distribuida.

Me sorprendi. Le pregunt por qu no se lo coma, en vez de aadirla a la pila de los alimentos. l respondi: "Porque veo a gente con mucho ms hambre que yo, si lo pongo all, se van a distribuir los alimentos por igual.."

Cuando escuch eso me di vuelta para que la gente no me vea llorar.
Una sociedad que puede educar a un nio de 9 aos de edad, que entiende el concepto de sacrificio por el bien comn es una gran sociedad, un gran pueblo.

Bueno, en estas pocas lneas envo a t ya familia mis mejores deseos. La hora de mi turno ha llegado nuevamente.

Ha Thanh Minh


Read English versionhere



Page 1 of 1

-->




Advertisement


ADVERTISEMENT


Just Posted

NAM Coverage

Civil Liberties

Why There Are Words

Aug 10, 2011